La Llorona (tercera parte)

Con el tiempo las misiones de Casandra solo consistían en espionaje y destrucción de ataques terroristas a Estados Unidos. Ella nunca mataba a los enemigos con que se enfrentaba, solo

(Leer más)

la caperucita (tercera parte y final)


Juan ya no reaccionaba más, a pesar de que aun estaba con vida, no paraba de llorar y mostrar esa mirar de terror puro, experimentado una culpa por el daño

(Leer más)

Vagabundo (tercera parte y final)

Y con esas palabras dio el inicio de la golpiza al pobre Javier, el cual no podía hacer nada para defenderse. Los jóvenes le mandaban patadas y golpeaba con palos,

(Leer más)

la leyenda de Atha (tercera parte)

Atha sabia que no podía seguir así, ya que estaba muy cansada y el fantasma no se le veía para nada agotado, entonces se le ocurrió una única solución para

(Leer más)

Cryptid de la Luna (tercera parte y final)

Entonces cuando llegaron a la colonia, fueron de inmediato a la oficina de sus superiores, sin quitarse los trajes y los cascos, para informar del descubrimiento, pero para su fortuna

(Leer más)

Mocha-dick Heraldo (tercera parte)

Entonces la serpiente decide crear un burbuja, que protegiera a Manuel de la presión de océano y del agua, pudiendo respirar en las oscuras aguas, preguntando se como era posible

(Leer más)

El valle (tercera parte)

Al pasar los arboles y matorrales, Darwin interesado por los basilisco, le pregunta a Gonzalo sobre ellos, y éste le cuenta que según los marineros holandeses, se formaron en Grecia,

(Leer más)

La batalla del puente viejo (tercera parte y final)

Ashtar miraba perplejo lo que sucedía y dijo:

 

– Ejeje... estúpidos humanos ¿Qué pretendían? En fin, ahora solo necesito avisar a mis legiones, que todo esta bien y que salgan

(Leer más)

la Propuesta (tercera parte y final)

Cuando llega el viernes todo parece normal en la clase y al terminar a parece el Pihuchén de una rama de un árbol diciéndole al instructor:

 

– Buenas tardes, ¿Cómo

(Leer más)

La división (tercera parte y final)

Después de que el CMR estaba listo y operativo, empezaron convertir los campos de concentración subterráneos en verdaderas incubadoras humanas, vigiladas constantemente por un computadora central de inteligencia artificial llamada

(Leer más)


Comentarios recientes

Cerrar