El Foráneo

Llegué desde tierras muy lejanas, sólo para conocer nuevos lugares. Así fue que entre tanta exploración, encontré a quien tanto había esperado. Ella, me cautivo con su belleza autóctona y que nunca había visto. Por ello, no tuve otra opción que seguirla con la mayor cautela posible, hasta llegar a su hogar, el cual pasó a ser mi residencia temporal. Nunca sospecho de mí, pero a veces podía verme de reojo. Aunque al despegar sus hermosos ojos cafés, olvida de inmediato mi presencia. Así han sido las cosas desde mi estadía. Esa mujer se convirtió en mi alimento, al absorber toda su vitalidad y aunque ya puede sentirme, la incertidumbre siempre la atormentaba. Por eso, hablaba sola cuando yo estoy cerca. Un aspecto, que delata inconscientemente mi existencia y la vez la locura, que cada minuto la trasformaba. Ella era un mero aperitivo de medianoche para mi especie. Un viejo depredador de este mundo, el cual hizo cree al ganado que era la especie dominante...

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar